Medalla de Santa Teresa de Lisieux en plata esterlina 18 mm.

Medalla en plata esterlina 925 de Santa Teresa. Diámetro: 18 mm. (0,708') La cadena se vende por separado. Made in Italy.
Código del producto: GIME0049
$44.75

Teresa Martin fue la última de nueve niños nacidos de Luois y Zelie Martin el 2 de enero de 1873 en Alencon, Francia. Sin embargo solo cinco de estos niños llegaron a la edad adulta. Su madre murió cuando ella tenía sólo 4 años.

Con 14 años, en la víspera de Navidad del 1886, Teresa tuvo una conversión que transformó su vida. Desde entonces, su gran energía y espíritu sensitivo se convirtieron en amor. A los 15 años, entro en el Convento de las Carmelitas, en Lisieux,  para entregar su vida a Dios. Adoptó el nombre religioso de Santa Teresa del Niño Jesús. Vivió una vida recluída y sencilla de oración y logró una total intimidad con Dios. Transitando por la enfermedad y oscuras noches de duda y miedo, permaneció fiel a Dios, enraizada en su divino amor. Tras mucho sufrimiento a causa de la tuberculosis, murió el 30 de septiembre del 1897, a la edad de 24 años. Sus últimas palabras fueron "Dios mio, te amo!".

El mundo conoció a Teresa a través de su autobiografía, "Historia de un alma". Describió su vida como "corto camino de niñez espiritual". Vivió cada día con una confianza firme en el amor de Dios. "Los asuntos de la vida", escibió "no son grandes hechos, sino gran amor". Teresa vivió y enseño la espiritualidad para atender a todo y a todos con amor.

Su inspiración y poderosa presencia desde el cielo, influenció rápidamente a mucha gente. Fue canonizada por el Papa Pio XI el 17 de mayo de 1925. Si hubiera estado viva, ella habría tenido solo 52 años cuando fue declarada Santa.

En 1997 el Papa Juan Pablo II declaró a Santa Teresa, Doctora de la Iglesia  -único Doctor de la Iglesia durante su pontificado- como tributo a la poderosa influencia espiritual que ejerció sobre todo el mundo.